Skip to content

Narrow screen resolution Wide screen resolution Increase font size Decrease font size Default font size green color default color orange color
Inicio arrow Opinión del Lector arrow Amnistía Internacional “pide cuentas” a Honduras por fuga de asesinos de ambientalistas .
Amnistía Internacional “pide cuentas” a Honduras por fuga de asesinos de ambientalistas . PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 1
MaloBueno 
Escrito por kenny Castillo   
martes, 12 de agosto de 2008
http://www.revistazo.com/Articulos/coyuntura_nac.php?subaction=showfull&id=1218238238&archive=&start_from=&ucat=8&

 

Que son “altamente preocupantes” los informes recibidos y que urge que las autoridades del gobierno hondureño lleven a cabo investigaciones eficaces e inmediatas para esclarecer los hechos que rodean la fuga de los asesinos de los ambientalistas Eraldo Zuniga y Roger Murillo, pide Amnistía Internacional  a gobierno de Honduras.



 

 
 
Tegucigalpa, Honduras.-En una misiva enviada al presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, Amnistía internacional –AI- deja establecida su preocupación por la impunidad en la que se encuentra el asesinato de los dos ambientalistas del Movimiento Ambientalista de Olancho –MAO- tras la fuga de tres de los cuatro policías que los asesinaron. 

Susan Lee, Directora del Programa Regional para América de Amnistía Internacional, le envió una carta al Zelaya Rosales con motivo de haberse cumplido el primer año de la publicación del informe de Amnistía Internacional.

Aparte de exigir mayor compromiso del país en la defensa de los derechos humanos, Lee, expone como uno de los motivos centrales de preocupación, la fuga de tres de los cuatro policías que en el mes de julio fueron condenados por el asesinato de Zuniga y Murillo. 

¿Cuál fue el fundamento de la decisión tomada para transferir a los policías detenidos bajo prisión a un batallón militar y no a una prisión que garantizara las medidas de seguridad e imparcialidad correspondientes?, es una de las interrogantes que expone en la carta AI.

Asimismo se pregunta, ¿cuáles han sido las medidas tomadas por las autoridades para esclarecer cual fue la falla del sistema de custodia y si hubo o no una posible complicidad por parte de las autoridades que estaban a cargo de los detenidos?

Sin explicación Secretaría de Seguridad y Dirección de Investigación Criminal

 

El primero de julio del 2008 cuatro policías fueron condenados por haberle dado muerte a los ambientalistas del MAO, Erlado Zuniga y Roger Ivan Murillo, al pasado 20 de diciembre del 2006, sin embargo más tardó la emisión de su sentencia que estos en fugarse de donde estaba recluidos.

Pero por lo que de vislumbra, más tardará aún en conocerse, quien o quienes fueron los cómplices en su evasión y el paradero de los policías prófugos.

“No tenemos ningún tipo de explicaciones, por parte del Ministerio de Seguridad, de la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC) o del Ministerio Público, todo se ha manejado en silencio, apenas los militares de la 105 Brigada de donde se fueron nos dijeron que se habían fugado, nada de detalles o pormenores, nos tiene preocupado la forma como están manejando la información”, dijo a Revistazo.com, René Gradis, Coordinador del Movimiento de Ambientalista de Olancho (MAO).


Agregó que cuando se produjo la fuga, “no hubo ningún operativo para ver si daban, inmediatamente, con los autores materiales, o sea que no es que se escaparon, sino que alguien los  ayudó desde adentro y eso es lo que hay que descubrir”.

 

Desde hace décadas, en el departamento de Olancho, se libra una auténtica guerra entre madereros, comerciantes del bosque y movimientos ambientalistas que buscan proteger el entorno verde del sector. La disputa es completamente disímil, porque, según los ambientalistas las autoridades están en contubernio con los ricos y poderosos desforestadores.

 

Ante tal  situación a las organizaciones como la MAO  sólo les queda la denuncia internacional ante Amnistía Internacional y demás entes que responden con cartas como la que recibió recientemente el presidente Zelaya.

 

“Por ahora el Presidente no ha contestado, nosotros esperamos que se muestre interesado en que se resuelva esto, los familiares de esta gente están en riesgo, no es posible que se trate así a la gente que busca la preservación de nuestro entorno natural”, dijo.

 

Los representantes del MAO dijeron a este medio que solo les queda que esperar que el presidente Zelaya Rosales, responda positivamente a la presión internacional para que el caso de los ambientalistas no quede como uno más de la lista de impunidad.

 

A continuación, publicamos la carta enviada al presidente Manuel Zelaya Rosales:

 

Señor Presidente,

 

Me dirijo a Usted con motivo del cumplimiento del primer año de la publicación del informe de Amnistía Internacional Persecución y Resistencia: La experiencia de defensores y defensoras de derechos humanos en Guatemala y Honduras

(Índice AI: AMR 02/001/2007) y con motivo de la reciente fuga de tres de los cuatro policías condenados por el asesinato en Diciembre de 2006 de los defensores de derechos humanos Heraldo Zúñiga y Roger Iván Cartagena, ambos miembros del Movimiento Ambientalista de Olancho.

 

Durante la última visita a su país en Agosto de 2007, Amnistía Internacional tuvo la oportunidad de exponer al gobierno hondureño sus principales preocupaciones sobre la situación de defensoras y defensores de derechos humanos, las cuales quisiera reiterar:

 

· La ausencia de protección efectiva a defensores y defensoras de derechos humanos que están bajo riesgo;

 

· La ausencia de investigaciones rápidas, exhaustivas y adecuadas sobre violaciones de derechos humanos, así como la arraigada impunidad por abusos y violaciones de derechos humanos contra defensores y defensoras de los derechos humanos que fomenta nuevos ataques;

 

· El uso indebido del sistema judicial para acosar e intimidar a defensores y defensoras de los derechos humanos y para limitar su capacidad de llevar a cabo su trabajo legítimo.

 

Amnistía Internacional reconoce los avances logrados en algunos de los casos de violaciones de derechos humanos contra defensores y defensoras de derechos humanos en Honduras. Sin embargo, estos avances siguen siendo limitados y no constituyen una respuesta sistemática a una problemática generalizada.

 

Aunque hace un año el gobierno Hondureño manifestó su voluntad de llevar a cabo las reformas necesarias para garantizar la protección de defensoras y defensores de derechos humanos en Honduras, Amnistía Internacional aún se encuentra a la espera de compromisos reales y acciones concretas que demuestren la voluntad política del gobierno Hondureño para proteger el trabajo legítimo en defensa de los derechos humanos.

 

La ausencia de una política gubernamental integral sobre defensores y defensoras de derechos humanos es una necesidad urgente, así como la falta de medidas de protección que protejan efectivamente la integridad física de quienes trabajan por la defensa de los derechos humanos.

 

Para Amnistía Internacional son altamente preocupantes los informes recibidos sobre los recientes hechos ocurridos en relación al caso de los asesinatos de los defensores medioambientalistas Heraldo Zúñiga y Roger Iván Cartagena, ambos miembros del Movimiento Ambientalista de Olancho. Tres de los cuatro policías que finalmente fueron condenados el 1 de julio del presente año por el asesinato de los defensores medio ambientalistas se escaparon de la 115 brigada militar en Juticalpa, departamento de Olancho. Los detenidos se encontraban bajo prisión preventiva y a la espera de la individualización de su sentencia condenatoria, programada para el 15 de agosto del presente año. Según los informes recibidos, los primeros dos policías escaparon de las instalaciones militares el 22 de julio, mientras que el tercero de ellos escapó pocos días después.

 

Amnistía Internacional urge a las autoridades del gobierno Hondureño a que lleven a cabo investigaciones eficaces e inmediatas para esclarecer los hechos. En particular, la organización espera que las autoridades respondan a las siguientes inquietudes:

 

¿Cuál fue el fundamento de la decisión tomada para transferir a los policías detenidos bajo prisión preventiva a un batallón militar y no a una prisión que garantizara las medidas de seguridad e imparcialidad correspondientes?;

 

¿Qué medidas de protección se han ofrecido a los familiares de Heraldo Zúñiga y Roger Iván Cartagena, frente a la fuga de tres de los cuatro policías condenados por el asesinato de estos dos defensores?;

 

Con el fin de que los cuatro policías condenados puedan presentarse ante la Corte el 15 de agosto para la individualización de sus penas, ¿qué medidas específicas han sido tomadas por las autoridades para encontrar a los policías fugados?

 

¿Cuáles han sido las medidas tomadas por las autoridades para establecer cuál fue la falla del sistema de custodia y si hubo o no una posible complicidad por parte de las autoridades que estaban a cargo de los detenidos?

 

Por último, quisiera resaltar que el 9 de diciembre se cumplirá el décimo aniversario de la Declaración sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las Instituciones de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente Reconocidas (Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas), un día antes de la celebración del sesenta aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

 

Al adoptar las dos Declaraciones los Estados, incluido Honduras, se comprometieron a asegurar el respeto y la protección de los derechos humanos, así como el respeto y la protección de quienes trabajan por la defensa de los derechos humanos. Es importante destacar que la Declaración sobre los Defensores de Derechos Humanos recoge y reafirma varios de los derechos que están incluidos en los principales tratados internacionales y regionales de derechos humanos, los cuales como es de su conocimiento son de obligatorio cumplimiento para los Estados.

 

El décimo aniversario de la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas es una oportunidad más para que el Estado de Honduras reafirme públicamente la legitimidad del trabajo en defensa de los derechos humanos, su compromiso con los derechos humanos y adopte un plan nacional de acción que aplique esta Declaración.

 

Dado el interés público en la efectividad del Estado en administrar y procurar el sistema judicial, haremos pública esta carta. Quedo atenta a su respuesta o a cualquier comentario que tenga sobre la misma.

Muy Atentamente,

 

                                Susan Lee

                                Directora del Programa Regional para América

 
< Anterior   Siguiente >
Top